L A  V O Z

La Voz está profundamente conectada con nuestro Ser.


Cada Voz es única, como lo es cada individuo y cada cuerpo. En cada momento puede cambiar según las circunstancias, sin perder nunca este matiz único, personal: nuestra huella vocal. 

Todas y todos tenemos nuestros mecanismos de respuesta ante situaciones externas. Cuando las respuestas nos afectan de manera especial, se imprimen en nosotrxs unas marcas emocionales y físicas, que se encuentran en la trayectoria de origen de la Voz. Se trata de alteraciones psicosomáticas, impresas mayormente en la zona de nuestros órganos vitales, que es la misma zona donde se genera la Voz, antes de salir al exterior. En la expresión de la Voz, estas marcas se manifiestan como alteraciones del sonido natural. 

El trabajo vocal nos permite conocer dichas alteraciones, visualizar nuestras marcas, y reconocer hábitos de respuesta insanos que tenemos normalizados para luego cambiarlos de manera orgánica y placentera.

El trabajo vibracional nos brinda la posibilidad de equilibrar nuestro estado de bienestar global, desde lo físico y fisiológico a lo emocional.  

 

Así pues, al ser la Voz tan íntimamente ligada con nuestras emociones, con el latido de nuestro corazón y con la amplitud de nuestra respiración, es un poderoso instrumento que podemos hacer sonar como queramos… y como necesitemos.

La Voz es una hermosa herramienta de autoconocimiento a la vez que una herramienta de cuidado y sanación.

Untitled design (5).png